Por Joan Hoyer

joan-hoyer1

Los Poderosos Benetton

El mundo en el que vivimos no es de todos, como debiera ser, es de “Los poderosos”, ellos son muy pocas personas y dueños de casi todo.

Cuando llegaron los españoles a América del Sur, los españoles mataron a muchísimos indígenas para quitarles sus tierras, las que eran ricas en recursos naturales, madera, oro, cobre, piedras preciosas y semipreciosas, animales, etc.  Y  esclavizaron a los indígenas que quedaron vivos. A esto se le llamó la colonización.

Después los hijos de españoles querían que los reyes España dejaran de ser sus jefes y lucharon por la independencia, fue así como nacieron las repúblicas o países; Venezuela, Colombia, Argentina, Chile, Perú, Bolivia, etc.

En el caso de la nueva República de Argentina, su presidente le pidió dinero a la reina de Inglaterra para comprar armas, caballos y comida para hacer una guerra que consistió en matar a más indígenas para quitarles más tierras,  la reina le dio el dinero pero a cambio se quedó con muchas tierras, en las que los ingleses mandaron por muchísimos años y se hicieron muy ricos, principalmente se dedicaron a la producción lanera,  es decir, a criar a  muchísimas ovejas para obtener lana, con la que se hace ropa y los indígenas que quedaron vivos  trabajaban para ellos.

Muchos años después los Poderosos Benetton, una empresa que es famosa por su marca de ropa, les compró a los ingleses estas tierras, haciéndose aún más ricos.

Un matrimonio de indígenas hizo su casita en un territorio que parecía ser de nadie, pero era de los poderosos de Benetton y cuando ellos se enteraron mandaron a destruirle  su casita para que se fueran. a los amigos de este matrimonio, también indígenas, les dio mucha tristeza y enojo;  pensaron “estas tierras eran de nuestros antepasados, los invasores son ellos” y se unieron para luchar por sus tierras, hicieron que los escucharan muchas personas en el mundo  y varias le ayudaron,  finalmente el matrimonio indígena ganó la lucha, que fue de manera legal, o sea en un juicio, y recuperaron el territorio donde habían construido su casita.

Pero aún hay muchísimos indígenas que reclaman  sus tierras, porque eran de sus abuelos y siguen unidos en la lucha para recuperarlas.

 

 

Joan Hoyer.

Febrero de 2017

Anuncios