Por Alice Socorro Peña Maldonado

Para los pueblos andinos (Quechua y Aymara) estos cuatro principios o códigos: relacionalidad, correspondencia, complementariedad y reciprocidad fundamentan lo que nosotros llamamos amor pleno y compasión de unos con otros. Cuando esto se lleva a cabo se genera el respeto y la armonía entre todos.

¿Que verdades esconden estos códigos?

Primero: que somos uno y nada nos separa ni nos fragmenta pese a las apariencias de divisiones y conflictos.

Segundo: que somos uno y todo está vinculado. Se trata del círculo sagrado donde el ser humano se realiza y todo sirve para su aprendizaje y despertar y por tanto para su verdadera humanidad individual y como ser social.

Tercero: que somos uno y debemos llegar al respeto y armonía de las cosas, incluyendo aquello lo opuesto hasta alcanzar el desarrollo integral y completo.

Y cuarto: que nos necesitamos en términos de reciprocidad y complementariedad y desde allí nuestras interrelaciones e interacciones resultan enriquecedoras y productivas cuando todos aportamos y producimos algo para otros y por tanto para “nosotros”

proposal feasibility analysis (1)

 

Anuncios